Uruguay ha sido históricamente uno de los países que mayor acogida ha brindado a la emigración Vasca

No es difícil imaginar a aquellos pioneros de la cultura y de la política vasca, surgidos de las comunidades de emigrantes y exiliados de finales del siglo XIX a lo largo del continente americano, aunando esfuerzos con grandes dosis de sacrificio y sorteando todo tipo de obstáculos con el objetivo de lograr que las semillas que en su día plantaron pudieran germinar y florecer en tierra extraña, por muy árida y hostil que fuera. En sí se convirtieron en verdaderos “sembradores de cultura”—como le gusta recordar a Mikel Ezkerro.El pasado año se celebró tanto el centenario de la Sociedad de Confraternidad Vasca “Euskal Erria”de Montevideo (Uruguay) como el del Centro Zazpirak-Bat de Rosario (Argentina), ambas fundadas en un intervalo de dos meses. Aun estando ubicadas en ciudades separadas por más de 700 kilómetros, con el transcurso del tiempo fueron entrelazadas por oleadas de emigrantes provenientes de muy diversos lugares de Europa entre los que se encontraban vascos de ambas vertientes de los Pirineos.

A pesar de la emancipación de las colonias americanas, la emigración vasca continúo hacia América, eligiendo destinos como Chile y el Río de la Plata—hoy en día Argentina y Uruguay. Se estima que entre la década de 1830 y principios del siglo XX decenas de miles de vascos emigraron legalmente al Nuevo Mundo. Durante el siglo XIX, los territorios vascos estuvieron plagados de crecientes dificultades socio-económicas al igual que de una sobrecogedora inestabilidad política, en forma de revoluciones y guerras que empujaron a muchos de sus ciudadanos a emigrar, tanto para mejorar su calidad de vida como simplemente para salvarla. Bien es cierto que el siglo XX no fue más amable para los vascos que las anteriores eras.La Guerra Civil Española y las dos guerras mundiales forzaron a miles y miles de vascos al exilio, a los que se sumaron aquellos otros de carácter económico como consecuencia de la postguerra.

A lo largo de estos 100 años la transmisión de la identidad vasca dentro de las propias colectividades ya sea en Argentina o en Uruguay ha sido altamente exitosa, y suficientemente abierta y atractiva propiciando la incorporación de personas que se han educado en otros marcos culturales y de identidad. Como escribí en su momento “la identidad vasca, al igual que otras muchas identidades en el mundo actual es, ante todo, una identidad permeable, elástica, múltiple, que se negocia, renegocia, construye y reconstruye constantemente en los diversos contextos temporales y espaciales en los que se desenvuelve, y en los que conviven diversidad de referentes y repertorios identitarios, abiertos, y ajerárquicos”. Por todo ello no es de extrañar, por ejemplo, que la Cámara Nacional de Representantes de Uruguay haya homenajeado a los fundadores de Euskal Erria, y por ende a la colectividad vasca de la capital, por su contribución al desarrollo del país o que el Gobierno Provincial de Santa Fe y la Municipalidad de Rosario hayan declarado de interés público todos los actos que lleve a cabo el Zazpirak-Bat como conmemoración de su centenario.

Sello conmemorativo del centenario de la Confraternidad Vasca de Euskal Erria.
Imagen: Dirección Nacional de Correos de Uruguay (25 de mayo de 2012).

El trabajo abnegado de un número determinado de personas a lo largo y ancho de nuestras diásporas vascas, a la vez que un ejemplo a imitar, es aun más valioso en un contexto de casi nula emigración, de envejecimiento de la población del exterior, y en muchos casos de una falta de relevo generacional que pueda reactualizar imaginativamente la herencia cultural y a la vez fortalecer el entramado institucional existente.

Aquellos vascos de Rosario y Montevideo, y de tantos otros lugares, quizás jamás pensaron que las semillas que plantaron en su día les sobrevivieran, florecieran como lo han hecho, y pudieran auto-perpetuarse generación tras generación hasta llegar a día de hoy. Sin ninguna duda también se encontraron con numerosos problemas pero decidieron continuar hacia adelante.

…no podría haber en ningún caso una sociedad compuesta por verdaderos vascos e hijos de éstos que quieran de verdad a la tierra de sus padres sin tener, ante todo, una cancha de pelota..

Los partidos oficiales de pelota

Cumpliendo fielmente con los objetivos estipulados en el estatuto de la institución, los miembros del Consejo Directivo se tomaban muy en serio el plasmado en el inciso g) de su artículo segundo, que establecía el fomento de la práctica de los deportes, «cultivando en especial los genuinamente vascos».

Por supuesto que al elaborar los reglamentos que regirían la vida social, la pelota vasca estaba en la mente de los precursores de Euskal Erria. No por casualidad muchos de sus presidentes fueron pelotaris aficionados y uno de ellos, Fernando Parrabere, propietario de la famosa Cancha Sierra290, donde se habían jugado recordados partidos de la época de oro de la pelota vasca en Uruguay.

Dicho lo anterior, no es sorprendente que la institución se haya hecho merecedora de un destacado lugar en la historia de la pelota vasca en Uruguay, aunque justo es reconocerlo, contaba con una notoria ventaja sobre los clubes competidores: para Euskal Erria la práctica de este deporte trascendía al aspecto meramente deportivo para ser una reafirmación de identidad cultural; dicho en otras palabras, jugar a la pelota era una cualidad constitutiva de la identidad vasca.

El primer partido de competición realizado por la sociedad fue celebrado en mayo de 1914 y se trató de un encuentro entre representantes del Círculo de Armas de Montevideo y el Laurak Bat de Buenos Aires291. Éste, que fue organizado por la Comisión Central de Señoras, a beneficio de las «buenas obras» que realizaban292, a falta de cancha propia tuvo lugar en la del Círculo de Armas.

Fuente/textos del Sr. Pedro Oiarzabal/